Rss Feed

REFLEXIONES DE UN GRAN PROYECTO DE MONTAÑA: LAS 14 CUMBRES DE JALISCO

julio 26, 2012 by Vany Alvarez

484499_10150995573732044_138701235_n

Que bien se siente cerrar ciclos, que sensación tan placentera provoca cumplir metas, que satisfactorio resulta hacer tus sueños realidad…
Esto de subir montañas comenzó en mi hace muchos años, mientras algunos padres paseaban a sus hijas en el parque, el mío tomaba mi pequeña mano de apenas 24 meses de edad, mientras bajábamos la barranca de Huentitán…
- “ay señor, no baje a la niña, si viera que pesado está para subir”, le decían las personas que regresaban de Arcediano…
- “pues la bajo cada semana”, contestaba papá
- “ahhh, entonces ya está acostumbrada”…
Hace dos décadas encontré el espacio perfecto para continuar subiendo montañas, y el Colli me adoptó con todo y mis sueños de cabra. Desde entonces mi imperfecta naturaleza humana encontró un espejo donde reflejar sus deseos más puros: las montañas. Y es que ellas son la expresión más significativa de nuestra madre Tierra, ahí convergen el aire que te impulsa a caminar, el agua que bebes mientras andas sus veredas, la tierra donde plasmas tus huellas y el fuego que te impresiona en los volcanes. En ella encuentras toda manifestación de vida: vegetación, insectos, reptiles, mamíferos, aves… animales cuyo hogar reside desde una pequeña gota de agua, hasta una cueva en algún risco.
La montaña es perfecta, vieja, sabia. Ella no te impone reglas, sin embargo tu las intuyes a la hora de subir. Por algo “montaña” es una palabra en femenino, pues como toda una dama, no la puedes poseer y ya; si en verdad quieres su más elevado punto, la cumbre, has de conquistarla poco a poco, sin prisas, sin enojos, con inquebrantable voluntad. Y para ello se necesita mucho más que buena condición física o equipo oneroso, requieres pasión, ese impulso que por sobre todo te lleva al límite de tus capacidades, que saca lo mejor de ti, lo transforma, te lleva a lograr tu objetivo y obtener la gloria pese a todos, incluso pese a ti mismo y tu inconclusa naturaleza, es digamos, la parte de tu creador que vive en ti.
Y si la pasión individual logra cosas impresionantes, cuando se une a las de un grupo de apasionados con el mismo objetivo, el resultado es realmente extraordinario.
Los sueños son imanes para unir soñadores entre sí, y fue así como encontré a mi compañero de cordada, en quien confío plenamente, que me impulsa a continuar cuando estoy cansada y a quien insto a seguir cuando sus fuerzas se agotan. Uno más uno somos más que dos. Nuestros sueños y metas de montaña se fusionan y crean proyectos, como el subir las 14 montañas más altas de Jalisco, emulando el proyecto de montañistas “elite” que trepan las 14 montañas que sobrepasan los 8000 msnm, las más altas del planeta.
En 2009 arrancamos el proyecto “14 cumbres de Jalisco” y desde entonces lograr conquistar estas montañas nos ha ocupado y apasionado tanto, que el imán continuó atrayendo soñadores que se unieron a este proyecto y alcanzaron la cima de varias de ellas.
Han pasado casi 3 años desde su inicio, y los recuerdos se agolpan en mi mente esbozando una gran sonrisa que alegra mi corazón.
La Tetilla de Ameca, ¿cómo olvidar esa cumbre que logramos al escalar la roca que era como sacada de la película del Rey León?. Recuerdo que llevamos guías locales que con su rápido paso provocaron que el grupo se dividiera en 2 y cada uno siguió por lomos distintos: nerviosismo, conversaciones por radio continuas, novias de compañeros que juraban nunca regresar… hasta que por fin nos juntamos y regresamos contentos como equipo.
El Cerro Gordo quizá no representó gran esfuerzo físico, pero permitió la convivencia entre nosotros y con esto empezamos a consolidarnos como grupo, para continuar el proyecto.
Sierra Halo, tan lejana de la capital tapatía, cuya cumbre no alcanzamos en el primer intento, esa pared que no sabíamos si trepar o rodear, con compañeros muy cansados y el tiempo apremiando nos dejó a unos 300 metros de la cima. En el segundo intento se convirtió en toda una odisea: kilómetros andados, una fría noche interminable, familias preocupadas y al final: solo risas y buenos momentos rescatados.
Sierra Cacoma, nos exigió un buen esfuerzo, a cambio nos regaló un bosque hermoso y una cumbre con vistas encantadoras.
El ascenso al Cerro de García fue demandante, caluroso, con tristeza vimos como la urbanización había hecho de las suyas arrebatando las veredas que antes andamos para darle una brecha polvorosa y árida. La recompensa: una buena cumbre y vampiros espirituosos que a todos nos hicieron olvidar la fatigosa subida con desafinados pero alegres cantos al regreso.
La bella Sierra de Mazamitla tuvo su máxima expresión en la Sierra del Tigre, una caminata nocturna con lecciones de astronomía que pocos entendíamos pero que a tantos nos interesó. En esta hasta una bebita de 6 meses hizo cumbre, no volvimos a tener una compañera tan pequeña nunca mas.
¿Cómo olvidar el primer intento de subir Manantlán?, esa noche en la que todos los animales del pueblo al unísono hicieron añicos nuestros tímpanos. En el segundo intento por fin logramos encumbrar, a cambio: 10 horas de un ascenso tan bello como demandante.
Sierra Alta no tuvo las vistas más agradables del proyecto, y quizá nunca más volvamos a treparla. Aquí el logro fue conseguir el permiso para subir, pues ahora es propiedad privada, aún así nos llevamos la instantánea fotografía mental de sus paisajes áridos desde la cima.
Sierra de Tapalpa: de las más verdes del proyecto, agua por todos lados, árboles majestuosos y la cima perfecta para la fotografía de un grupo feliz.
Cerro La Elisea, no daba oportunidad de ir de a poco. Desde el inicio, la inclinación de su terreno dejó ver que su conquista no era cosa de niños. Nos regaló una fabulosa noche bajo el manto estelar que permanece aún en mi recuerdo como una de mis mejores acampadas.
El ícono de Jalisco: Cerro de Tequila con su imponente tetilla, con la dificultad de encontrar cercas y avisos amenazantes de presuntos campos de tiro que más bien sonaban a algo más prohibido. Quizá no logramos escalar su enorme roca, pero nuestro banderín logró estar en la foto grupal desde la cumbre.
El gran susto en Cerro Viejo, cuya tromba justo el día que planeábamos subir nos hizo pensar en que “no nos tocaba” subir la última cumbre aún. El árido camino que luego nos regaló un bosque dañado por el fuego que se sobreponía poco a poco con el verdor de la esperanza.
Quizá nunca pudimos subir Sierra Huichola por la inseguridad de la zona, pero a cambio, el Cerro Grande de Ameca nos demostró que en su nombre lleva la grandeza de su bosque, su cumbre, su fauna salvaje y sus bellos paisajes.
El techo de Jalisco, con sus 4260 msnm nos dejó ver que no sólo es la montaña con mayor altitud en el estado, sino que es enorme por sus vistas, sus árboles gigantes, el paisaje de su hermano el Volcán de Fuego, todo un gran escenario que al grito de ¡¡FIN!! hermanó a todo un grupo de soñadores que brindamos por un final de cuento, un final feliz.
Este proyecto terminó, pero nos deja tantas cosas en el alma: recuerdos imborrables, hermanos de montaña, aprendizaje perene que permanecerá en nosotros cuando ya no estemos aquí. En esas grandes montañas dejamos suspiros, fatiga, sudor, risas, alegrías… es bello soñar y alcanzar la cúspide de tu pasión, pero en este mundo de sueños montañeros lo mejor es que tus sueños se materialicen, que les des forma, los amases en tu espíritu y los hagas realidad… seguiremos subiendo montañas, y nuestro espíritu permanecerá donde nuestros pies no pisen nunca más…


2 comentarios »

  1. Chava Vargas dice:

    Vany

    Tus palabras llenan de emocion a cualquier que en esta vida tenga una pasion, sea cual sea, y mi mas profunda admiracion y felicitacion por haber logrado concluir tan ambicioso proyecto, un abrazo y vamos por mas montañas!

    • Vany Alvarez dice:

      Muchas gracias ahijadito, la mayor satisfacción es lograr inspirar a otros y que decidan hacer del montañismo su religión, un abrazo fuerte y en el camino andamos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>